Escena IV

(Se apaga la luz. Aparece Rafael)

 

Rafael:  ¿Por qué lo hiciste?

Salvador:  Para cambiar la historia, ¿has olvidado el informe?

Rafael:  ¿Qué historia?

Salvador:  La tuya, la mía, la de todos…¿Dice algo más?

Rafael:  ¿Sobre qué?

Salvador:  No sé sobre el motivo.

Rafael:  Creí que tu me lo dirías.

Salvador:  ¿Yo? ¿Cómo iba a saberlo?

Rafael:  No te creo. Una cosa así no se olvida fácilmente.

Salvador:  Y si fuera un montaje.

Rafael:  Déjate de bobadas.

Salvador: ¿Bobadas? ¿Cuántos revolucionarios fueron acusados de traidores, soplones, confidentes, inclusos asesinados, durante la dictadura? Y no me refiero a la policía sino a vosotros.

Rafael: No vas a conseguir provocarme si es lo que intentas. No estamos juzgando a los comunistas ni a la dictadura ni siquiera a ti. Sólo quiero una explicación. Nada más. Algún motivo tendrías para denunciar a tus antiguos camaradas.

Salvador:  Ninguno que yo sepa.

Rafael:  ¿Por qué no lees el informe? Quizás te refresque la memoria. O eso es lo que no quieres.