Cuarto Diálogo

 

     Se arremolinan los vientos
distorsionando los volúmenes,
se erigen figuras, estatuas que son borradas,
la tensión brota de la calma momentánea,
los pájaros buscan refugio,
las olas respiran en profundo arco
que busca la circunferencia,
la arena aguarda sigilosa,
los amantes hilan membranas con sus dedos,
es el principio, es el origen,
las fuerzas contenidas en los extremos
desequilibran la balanza
cayendo a golpes sobre la playa,
equilibrio pasajero
que extiende sus olas
tirando de los hilos,
carrera agotadora
de los extremos que se unen,
es el principio, del comienzo,

los volúmenes revientan
rebosando en suaves oleadas.

Mujer:  

   Tiemblan tus manos
como algas en la corriente.
Son tus dedos
hilillos de agua
que lamen la orilla.

Hombres:

   Un estrecho es mi cuerpo,
un cruce de mares diferentes,
uno salado y profundo,
el otro turbulento y verde.

Mujer:

   Busquemos detrás de los rompientes,
en los deltas de los ríos
el descanso,
quiero que deposites sobre mí
tu gravamen
de fino limo y piedras

se han mezclado nuestras fuerzas
en un solo instante.

Hombres:

   ¡Oh! ¡El fuego, las llamas
de lo eterno que se mueve
ha caído sobre mi espalda,
es el peso de la vida
fuerza primigenia siempreviva
que fustiga con el látigo!

Los comentarios están cerrados.