Es el placer

 

Es el placer de derramarse
sintiendo cómo tu cuerpo
estornuda el agua de la vida
sin secarse
ensanchando las entrañas
con nuevos caminos.

Es el placer
de lo que arraiga
de los garfios hincados.

Es el placer
de derramarse
arremolinarse
y recuperarse.

Es el placer
de los cuerpos que se unen
prendiendo el rescoldo de la vida

Es el placer
de la mirada que ansía
y el instante de abrir su cuerpo
como los surcos de la tierra.

Es el placer de tocar lo profundo
y sentir lo hondo
en su cara y sus vellos.

Es el placer de estrujar
las frutas maduras
succionando su carne espolvoreada.

Es el placer
del agua que vierte
en la cueva del fuego
donde el amor incandescente
se baña.

Los comentarios están cerrados.