Cementerio del Arrabal

 

Todos los viernes
con sus ziharas blancas
y ramos de flores
las muchachas de Córdoba
cruzan el puente.

Los jóvenes, sentados
en racimos sobre los barandales,
observan indecisos
la hermosa riada,
provocando con sus versos
risas y carreras.

Aunque sujetando su jimar
Achfa ocultaba su rostro
sus ojos gozaban inquietos
perseguidos por mi mirada.

Los comentarios están cerrados.