Durr (La perla)

 

Un lucero desgajado
del racimo de las constelaciones
cuelga del salón del palacio.
Al-Nasir desea gozar en vida
de los placeres del cielo.

Las doncellas envidian
la hermosura de este rayo
soplo de luz que enfrió una ola
en el fondo del océano.