El enfermo

 

No creas que la fiebre
me retendrá en la cama.
Esta noche, cuando oiga su voz,
silencioso buscaré la tapia
que separa su jardín de mi casa.