Tus manos

 

Tus manos, Achfa,
son ramas de joven sauce
que la leve brisa de la alborada
dobla hasta besar el río.

Su tacto, suave
como la tenue luz de las estrellas,
recorre mi cuerpo
acentuando las melodías.