Camino de Bolonia

 

Las águilas planean
coronando abruptas peñas.

Matorrales, palmitos, retamas,
extensos eriales serpentean
por el camino de Bolonia,

las vacas, los toros, algunos caballos,
los campesinos por la vereda,

al fin, entre los matorrales,
las ruinas romanas, capiteles
y columnas derrumbadas,

el verdor luminoso del agua,
la intensidad azul del cielo,
la luz bordando encajes blancos
en las olas de la playa.