Se acumula el hastío en las calles

 

Se acumulan en las calles hombres sin esperanzas,
indiferentes que nada anhelan,
ignorantes que nada se preguntan,
sin duda el peor de los males,
angustiados caminan sin rumbo
propiciando con sus temores un destino evitable.

Dios se ha olvidado de nosotros, se lamentan.
Sólo era un hermoso sueño el deberserdelhombre.
La humanidad vive en una fosasentencian.
Una estrecha calle sin entrada ni salida.

¿Qué podemos esperar sino la muerte?

¡¡La muerte!! (pobres hombres
son sus rostros y sus pensamientos
los que me dan miedo).

Es necesario que la luz se detenga
al atardecer, puerta de la noche,
avivando la alegría
el sentimiento de libertad.

¿Cómo? Preguntan sin esperar respuesta.

No apartando los ojos
de los mares que abandonan las orillas
relamiendo unos hoyos apenas ahondados,
del sol que se entrega naciendo y muriendo,
de las corrientes contrarias
que arrastran las algas por caminos difusos,
de las olas cansadas que se agotan en las orillas,
del aleteo final de las aves y los peces moribundos,
de la rugosidad de las flores y las hojas secas.

Comprendiendo que lo necesario es libre
y que la felicidad es un sentimiento
que brota de tu consciencia.

Los comentarios están cerrados.